¿Cuando se incinera se quema el ataúd? Esta pregunta es una pregunta muy frecuente. Para quienes trabajamos en la industria funeraria, saber qué pasa con el ataúd cuando te incineran es una duda que a menudo plantean nuestros clientes, y la respuesta si, por supuesto, y la razón de porque se incinera con ataúd te la presentamos a continuación.

¿Cuando se incinera se quema el ataúd?

El hecho de que la pregunta se haga con tanta frecuencia significa que la respuesta no es tan conocida universalmente. Ya hemos dicho que la respuesta es que sí, el ataúd se incinera. Antes de colocar un cuerpo en el ataúd, el director de la funeraria y el técnico de la funeraria retirarán todo lo que pueda causar problemas durante la cremación, como relojes o marcapasos. Una vez que se completa, el cuerpo se coloca en el ataúd, el ataúd se cierra y, cuando llega el momento, se lleva al crematorio para su incineración. Pero, ¿por qué es así?

¿Por qué se incinera un ataúd?

Se incinera con ataúd porque la ley española obliga a hacerlo así. Es obligatorio que el cuerpo a incinerar vaya dentro de un ataúd, por lo que no hay posibilidad de hacerlo de otra manera. Para comprender bien las respuestas a las preguntas anteriores vamos a repasar alguna información importante sobre la cremación en España.

¿Qué le pasa al cuerpo cuando lo incineran? ¿Y al ataúd?

Existen todo tipo de mitos sobre la cremación. Algunas personas creen que los crematorios retiran el cuerpo para quemarlo y devuelven el ataúd a la funeraria para reutilizarlo, o incluso que todos son incinerados a la vez y cada familia recibe una porción de las cenizas mezcladas. Antes de continuar dejémoslo claro: ninguna de esas cosas es verdad. Sin embargo, gran parte del proceso de cremación ocurre fuera de la vista de los dolientes, lo que puede dejar muchas dudas y preguntas.

¿Qué le sucede al ataúd después de la cremación?

Los ataúdes están construidos para ser completamente destruidos durante el proceso de cremación. Se necesita mucho calor para incinerar un cuerpo; tanto, de hecho, que no queda nada del ataúd entre las cenizas al final. Las cenizas mismas son en realidad fragmentos de hueso.

¿Qué le pasa al cuerpo cuando lo incineran?

  • Antes de que tenga lugar la cremación, la cámara de cremación se calienta a unos 870-980 ºC.
  • Luego, el ataúd se coloca en la cámara, donde una columna de llamas lo enciende.
  • Después de la incineración solo quedan fragmentos de hueso y ceniza. Se dejan enfriar durante unos 30 minutos.
  • A continuación, se utiliza un poderoso imán para extraer fragmentos de metal de las cenizas.
  • Luego se usa una especie de triturador llamado cremulador para convertir los fragmentos de hueso en un polvo fino de color gris blanquecino.
  • Las cenizas se colocan en un recipiente llamado urna y se entregan a la familia.

¿Cuánto tiempo se tarda en incinerar a una persona?

La cremación toma alrededor de una hora y media a tres horas.

¿Por qué se incineran los cuerpos?

por qué se incineran los cuerpos

Muchas personas eligen la cremación como disposición final y lo hacen por una variedad de razones. Las razones clave por las que tantas personas eligen la cremación son:

  • Familias separadas o repartidas en la geografía española (Núcleo familiar no tradicional).
  • Aumento de la aceptación del proceso de cremación en nuestra cultura.
  • Tendencias de la conciencia ecológica en las personas.
  • Los niveles de educación cada vez más altos se correlacionan con tasas más altas de cremación.
  • La mayoría de las religiones hoy aceptan la incineración.
  • Las tendencias de conmemoración nuevas, innovadoras y creativas aumentan hoy en día que el servicio tradicional de entierro.
  • El coste de la cremación es más bajo que un entierro tradicional.
  • El proceso o la organización de la cremación es mucho más sencillo para los familiares que tienen que gestionar la despedida de su ser querido.
  • La globalización y la urbanización pueden tener un impacto indirecto en nuestras propias tradiciones culturales: muchos países de todo el mundo tienen tasas de cremación superiores al 70%.