La muerte de un ser querido es una experiencia que cambia la vida. Como adultos, tenemos la experiencia de toda una vida manejando el dolor, la decepción y todas las curvas de la vida. Los niños, sin embargo, son en su mayoría inexpertos cuando se trata de manejar situaciones y emociones difíciles, especialmente la realidad de la muerte de un ser querido y el concepto de muerte en su conjunto

La Forma en que explicamos la muerte a nuestros hijos forma la base de su relación con el concepto de muerte y morir

Pío

Contenidos

¿Cómo explicar la muerte a un niño?

Sin la guía de un adulto comprensivo, la muerte puede ser un concepto confuso, abrumador e incluso aterrador para un niño. Nos corresponde a nosotros, como padres, abuelos, tutores y otros adultos importantes, comprender la mejor manera de explicar la muerte a los niños para proporcionarles una base sólida en la que se pueda formar una comprensión sana del proceso de la muerte y el morir. En las siguientes líneas vamos a tratar de arrojar algo de luz a la duda sobre como expicar la muerte a un niño.

¿Por qué es tan difícil explicar la muerte a los niños?

Muchos adultos sienten mucha ansiedad cuando piensan en tener que explicar algún día el concepto de muerte a un niño. Sin embargo, ¿por qué los adultos se sienten incómodos cuando pensamos en hablar de la muerte con nuestros hijos?

El niño ante la muerte: Tenemos miedo de no tener todas las respuestas.

Como padres, nuestro objetivo es brindar seguridad a nuestros hijos e inculcarles el conocimiento de que siempre estaremos allí para cuidarlos. Sin embargo, cuando tenemos una situación de un niño ante la muerte, a menudo nos preocupamos de si podremos o no brindarles a nuestros hijos respuestas que ofrezcan paz y seguridad.

Es posible que no tenga todas las respuestas a todas las preguntas de su hijo, ¡y está bien! Sin embargo, puede estar seguro de que les brindará una presencia reconfortante y amorosa y será un bastión de seguridad y certeza para ellos durante este período difícil.

el niño ante la muerte

Puede resultar difícil hablar con los niños, especialmente con los más pequeños.

Cuando se habla de un asunto tan complejo como la muerte, puede ser difícil saber que el niño nos está escuchando, e igualmente difícil entender las preguntas y respuestas de un niño. Es difícil saber a qué edad entienden los niños la muerte.

Adherirse a respuestas breves y honestas a lo largo de su explicación, así como en sus respuestas a las preguntas, puede ayudar a simplificar las cosas para el niño y asegurar que obtenga una comprensión del concepto y la permanencia de la muerte. Cuando se trata de niños más pequeños, puede ser especialmente prudente favorecer las explicaciones de la muerte como la incapacidad para realizar funciones vitales, como respirar, comer y moverse.

Tememos que no podamos consolarlos adecuadamente o brindarles la ayuda que necesitan.

Después de recibir la noticia de la muerte de un ser querido y cuando comienzan a comprender la realidad de la muerte, los niños pueden mostrar una amplia gama de reacciones, con algunas emociones que parecen entumecidas y desconectadas, mientras que otros niños pueden mostrar grandes arrebatos emocionales.

Comprenda que, durante este tiempo, su hijo necesita sentir lo que sea que sienta. Independientemente de su reacción inicial a los conceptos de la muerte, podrá ser su consuelo y base estable durante este período difícil.

Es posible que estemos lidiando con nuestro propio dolor en ese momento.

Es posible que estemos lidiando con nuestro propio dolor casi al mismo tiempo que intentamos explicar la muerte a nuestros hijos. Al lidiar con el dolor, muchos evitan mostrar potencialmente tristeza y vulnerabilidad emocional frente a sus hijos, por temor a mostrar debilidad o hacer que los niños se sientan atemorizados o inseguros.

Sepa que está bien procesar su dolor en este momento, y es importante que su hijo vea que está procesando sus emociones y compartiéndolas con honestidad, no reprimiéndolas e ignorándolas. Dejar que su hijo lo vea superar sus emociones le hará saber que está bien sentirse triste, enojado o sentir cualquier otra emoción que pueda surgir como resultado de la muerte de un ser querido.

La muerte es a menudo un tema tabú.

La muerte y el proceso de morir son temas que evitamos en gran medida como sociedad. La muerte se consideró una vez como una parte normal de la vida familiar, y las muertes ocurrían con mayor frecuencia en el hogar y entre la familia. Ahora, los moribundos son un cuerpo muy separado de la sociedad en general; como tal, ahora nos incomoda incluso mencionar la palabra “muerte” en la conversación, utilizando eufemismos más cómodos como “perdido” o “fallecido”.

Independientemente de los tabúes sociales, es mejor promover la honestidad y la realidad al explicar la muerte a su hijo. El uso de eufemismos más suaves para describir la muerte, aunque bien intencionado, a menudo confunde a los niños. Su dedicación a comunicarse abierta y honestamente con sus hijos sobre la muerte les será de gran utilidad a medida que comienzan a formular su comprensión y relación con los conceptos de muerte y morir.

¿Cuándo es el mejor momento para hablar con un niño sobre la muerte?

Muchos de nosotros podemos considerar mantener ocultas a los niños verdades dolorosas, como la muerte de un ser querido, en un esfuerzo por protegerlos. En la práctica, sin embargo, esto solo sirve para prolongar un período de incertidumbre y ansiedad en los niños, que tienen una gran capacidad para percibir cambios emocionales sutiles en los adultos y en el hogar.

Aunque el deseo de proteger a su hijo de la dolorosa noticia de una muerte se basa en buenas intenciones, para evitar ansiedad innecesaria y angustia emocional en su hijo, cuanto antes pueda tener la conversación sobre la muerte con su hijo, mejor.

a que edad entienden los niños la muerte

Hablar de la muerte a los niños: Cómo prepararse para la conversación

1. ¿A qué edad entienden los niños la muerte? Comprenda lo que su hijo podrá comprender sobre la muerte a su edad.

Al comprender lo que su hijo podrá comprender antes de que usted tenga la conversación, puede estructurar su explicación para que se ajuste a su capacidad para comprender la información.

  • Los bebés pueden comprender que los adultos en su vida están tristes o enojados, pero no pueden comprender el concepto de muerte.
  • Hablar de la muerte a un niño de 3 años, 4 años o 5 años: Los niños en edad preescolar pueden ver la muerte como un evento reversible y no permanente y pueden inventar teorías mágicas sobre qué causa la muerte y qué está relacionado con el proceso de morir.
  • Hablar de la muerte a un niño de 7, 8 y 9 años: Los niños en edad escolar primaria comprenden la permanencia de la muerte y comprenden la correlación de eventos que conducen a la muerte de alguien; sin embargo, la muerte a menudo se percibe como un evento que le sucede únicamente a otras personas.
  • Hablar de la muerte con niños de 10 a 13 años. Los niños en edad preadolescente tienen una comprensión completa de los aspectos físicos de la muerte y su finalidad; sin embargo, algunos conceptos abstractos que rodean la muerte y el morir pueden estar fuera de su alcance.
  • Hablar de la muerte con adolescentes: Los jóvenes en la escuela secundaria tienen una comprensión completa de la muerte y el morir, su finalidad y el impacto de una muerte en la vida de ellos mismos y de los demás. Es a esta edad cuando los niños entienden de verdad la muerte.

2. Sepa qué evitar cuando hable de la muerte con su hijo.

  • Evite eufemismos como “falleció” o “se perdió”. Estos términos pueden desviar su explicación de la realidad de la muerte y pueden ser muy confusos o atemorizantes, especialmente para los niños más pequeños.
  • No castigue a su hijo por llorar o mostrar tristeza y vulnerabilidad. Frases como “aguanta”, “endurece”, “ahora eres el hombre o la mujer de la casa” o “sé un niño grande” pueden ser muy dañinas y tener efectos duraderos en la perspectiva de un niño. muerte y salud emocional en general.

3. Configure el entorno donde tendrá la explicación.

  • Seleccione un área que le resulte cómoda, familiar y que permita la comunicación directa e individual. Proporcionar un espacio seguro donde los niños tengan libertad para expresarse y cualquier emoción que pueda sobrevenirles es clave.
  • Asegúrese de que la sala esté libre de la distracción de computadoras, televisores y otras distracciones electrónicas que puedan dividir su atención durante la conversación.
  • Tener juguetes, como muñecas, ollas y sartenes de juegos, libros para colorear y otros juguetes presentes en la habitación es muy beneficioso para ayudar a su hijo a asimilar su explicación. El juego es el trabajo de los niños y se ha demostrado que es una fuerza terapéutica para los niños cuando reciben información que es emocionalmente difícil de procesar.

Tener la conversación: explicar la muerte a su hijo

Puede utilizar los siguientes principios como un guion general para enmarcar su explicación sobre la muerte y ajustarla de acuerdo con lo que crea que servirá mejor a las necesidades de su hijo.

Proporcione una explicación simple y honesta de la muerte.

Al explicar la muerte, especialmente a los niños más pequeños, es mejor utilizar términos simples que no rehuyan la realidad de la muerte y su permanencia. Agregar detalles innecesarios o usar explicaciones largas y extensas puede hacer que un niño deje de hacer preguntas por completo, ya que a menudo simplemente no quiere escuchar tanta conversación.

“Todo lo que vive, un día muere. La muerte es el final de la vida. Cuando alguien muere, su cuerpo deja de funcionar; ya no necesitan comer, beber ni respirar. No es como dormir. Una vez que alguien muere, está muerto para siempre y no puede regresar”.

Mantener sus respuestas breves, simples y libres de detalles innecesarios puede ayudar a los niños a asimilar su explicación y mantiene el camino abierto para futuras comunicaciones.

como explicar la muerte a un niño según su edad

3 claves para recordar al explicar la muerte a un niño.

Si bien la edad y la personalidad de su hijo desempeñarán un papel importante a la hora de dictar qué información es apropiada y útil cuando se habla de la muerte, incorporar lo siguiente en su explicación le ayudará a informar a su hijo y promover un entorno de comunicación abierta.

1. Sea honesto y anime a hacer preguntas.

Durante su explicación, hágale saber a su hijo que está bien hacer cualquier pregunta que se le ocurra. Es posible que sienta que no tiene todas las respuestas como adulto, pero está bien; puede responder a una pregunta con un honesto “No estoy muy seguro de eso”.

2. Hágales saber que cualquier sentimiento que tengan está bien.

Hágale saber a su hijo que esta conversación es un lugar seguro donde puede sentir lo que sea que pueda invadirlo. La muerte de un ser querido es una de las experiencias más dolorosas y difíciles que enfrentan las personas; Expresar y trabajar a través de las emociones no equivale a debilidad; muestra fortaleza y demuestra la capacidad de comprender y afrontar experiencias difíciles.

3. Hágale saber al niño cómo se siente.

Con el mismo espíritu, debe permitirse sentir emoción y mostrar esa emoción a su hijo. Los niños son muy conscientes de cómo los adultos importantes en su vida responden a diferentes situaciones. Al permitirse sentir verdaderamente sus emociones mientras está en presencia de su hijo, demuestra que los adultos sanos, felices y fuertes no tienen miedo de expresar emociones y que es perfectamente normal sentirse triste durante momentos tan tristes.

Cómo puede reaccionar su hijo a la explicación de su muerte

La noticia de la muerte de un ser querido y el conocimiento del concepto pueden ser experiencias muy difíciles para los niños. A medida que comienzan a procesar esta nueva información, los niños pueden reaccionar de diversas formas, cada una de las cuales es única en función de su personalidad y temperamento. Independientemente de su reacción, comprenda y hágales saber que la tristeza, el enojo y cualquier cosa que puedan sentir está bien.

Repitiendo las mismas preguntas

Toda la información nueva sobre la muerte, la muerte y la pérdida de un ser querido es mucho que procesar para un niño, y puede resultar en que repitan la misma pregunta una y otra vez. Sepa que esto puede no ser el resultado de la falta de comprensión de las noticias, sino que la información es simplemente muy difícil de aceptar.

Falta de emoción

Esta reacción sirve para distanciar al niño del dolor emocional de la muerte de un ser querido y de la nueva comprensión de que él también morirá algún día. Comprenda que esto no es crueldad o insensibilidad por parte del niño, sino una respuesta automática al recibir noticias e información difíciles.

Un arrebato emocional

Los niños pueden reaccionar muy fuertemente a la noticia de la muerte o la idea de que la muerte los afecte directamente. Estas reacciones son normales y sirven como una salida emocional para que los niños expresen la frustración, la impotencia, la ira y el miedo que puedan estar sintiendo.

Acciones y comportamientos regresivos

Los niños suelen volver a comportamientos más inmaduros cuando se enfrentan a las noticias y los conceptos de la muerte. Es común la necesidad de que lo carguen, la necesidad de dormir en la cama con los padres y la dificultad para separarse de los padres y de otros adultos importantes.

Preguntas frecuentes que tienen los niños sobre la muerte y cómo responder

Durante su explicación, su hijo probablemente tendrá preguntas sobre la muerte, el proceso de morir y quién y qué se verá afectado por la muerte en su vida. Recuerde: está bien admitir que es posible que no tenga una respuesta a las preguntas de un niño. Las siguientes preguntas se encuentran entre las más frecuentes de los niños, en particular los más pequeños, y algunas ideas sobre cómo responder mejor.

¿Voy a Morir?

“Todas las cosas que viven morirán, animales, plantas e incluso personas, pero los niños normalmente están muy sanos y no morirán durante mucho, mucho tiempo”.

¿Morirás?

“Sí. Soy un ser vivo y moriré algún día. Los adultos normalmente viven durante mucho tiempo y ven a sus hijos crecer hasta convertirse en adultos. Siempre habrá alguien que te cuide “.

¿Por qué muere la gente?

“Hay muchas razones por las que la gente muere. Las personas pueden morir por envejecer mucho, por un accidente o por enfermarse gravemente con una enfermedad muy grave. Un deseo o un pensamiento nunca pueden matar a una persona “.

¿Qué sucede después de que una persona muera?

Después de que una persona muere, le decimos adiós. No pueden decirnos adiós después de su muerte; en cambio, la familia y los amigos de una persona se reúnen para despedirse en un funeral “.

¿A dónde va la gente cuando muere?

“Cuando una persona muere, su cuerpo deja de funcionar y nunca puede volver a funcionar, pero hay muchas personas que creen que una parte especial de nosotros, una parte de nosotros que no es parte de nuestro cuerpo, existe después de que nuestro cuerpo muere. Esta parte vive en nuestros recuerdos de esa persona y nos permite tenerlos siempre con nosotros para amarlos y recordarlos después de su muerte “.

¿Debería incorporar creencias religiosas o culturales en su explicación de la muerte?

Muchos de nosotros sacamos fuerza de nuestra fe y confiamos en ella para reforzar nuestra resolución durante tiempos difíciles, especialmente después de la muerte de un ser querido. Si bien la religión puede ser una piedra angular importante en la vida para muchos, si no ha sido un factor fuerte y constante en la vida de su hijo, puede resultar confuso o aterrador hablar de la muerte.

Si su explicación de la muerte incluye las creencias religiosas de su familia con respecto a la muerte, concéntrese en ayudar a su hijo a comprender la paz y el consuelo que brinda su religión durante momentos tan difíciles y tristes.

Ya sea que su explicación incluya o no enfoques religiosos o culturales, recuerde que la muerte de un ser querido es un momento de duelo, tristeza, duelo y un momento para aceptar las realidades de la muerte de un ser querido.

Comunicación abierta y honesta sobre la muerte y el morir con los niños

Aprender sobre la muerte y sus realidades es algo que todos los niños deben experimentar. Aunque sea difícil, usted, como padre o adulto importante, tiene una tremenda influencia sobre cómo comienzan a formarse los pensamientos y sentimientos de un niño sobre la muerte.

Al mantener la honestidad como el centro de su explicación y al permitir que su hijo y usted mismo expresen abiertamente sus sentimientos y emociones, sienta las bases para que su hijo desarrolle una relación saludable con los conceptos de muerte y morir.

¿Cómo explicar a un niño la muerte de una mascota?

Para finalizar, sabemos que no solo las personas forman parte de muchas de las familias. Nuestras mascotas también son parte de la vida de los niños, y cuando mueren nuestros animalitos es conveniente saber cómo explicar a un niño la muerte de una mascota.

Cuando una mascota muere, es común que las personas se sientan como si hubieran perdido a un miembro de la familia. Para los niños, este suele ser su primer encuentro con la muerte. En un intento por suavizar el golpe, los padres a veces explican la muerte de una mascota de manera vaga o eluden el tema por completo. Pero los expertos dicen que esto solo empeora las cosas al dejar a los niños ansiosos y desconcertados.

Explicarle a los niños la muerte de una mascota de una manera clara y respetuosa puede ser de gran ayuda para hacer que el viaje sea un poco menos angustioso y, al mismo tiempo, mejorar la conexión con su hijo. Estas son algunas de las preguntas más comunes que hacen los padres sobre qué decirles a sus hijos cuando muere una mascota.

como explicar a un niño la muerte de una mascota

Cuando muere una mascota, ¿qué piensan y creen los niños?

Los niños pequeños no están preparados desde el punto de vista del desarrollo para comprender la muerte de la misma manera que lo hacen los adultos. A medida que su comprensión se profundiza con el tiempo, la lente a través de la cual ven la muerte también cambia. De los 3 a los 5 años, los niños tienden a ver la muerte como algo temporal y reversible. Es posible que crean que puede devolverle la vida a una mascota llevándola al médico para que la inyecte. El pensamiento mágico también puede hacer que su hijo de 4 años crea que de alguna manera causó la muerte de la mascota cuando deseaba que un cachorro juguetón reemplazara a un perro anciano con problemas de salud.

De los 6 a los 8 años, los niños generalmente saben que la muerte es irreversible, pero creen que solo les ocurre a los demás. Entienden el concepto, pero es posible que no puedan aceptar que les está sucediendo una muerte. De los 9 a los 11 años, los niños llegan a comprender que la muerte es inevitable, incluso para ellos. Sin embargo, los niños en estos rangos de edad aún pueden sentirse algo responsables de la muerte de la mascota, pensando que su querida mascota puede no haber muerto si solo los hubieran llevado a pasear más perros o si hubieran mantenido el cuenco de agua.

Por supuesto, cada niño es único. Los padres deben considerar las siguientes preguntas: “¿Cuántas experiencias ha tenido su hijo con la muerte? ¿Cómo ha hablado con él o ella sobre la muerte? ¿Qué se ha visto en la televisión?”. Todas estas cosas influirán en la capacidad de su hijo para comprender y aceptar la muerte de una mascota.